Tipos de canales de distribución: cómo funciona cada uno

Los canales de distribución son esenciales en toda empresa, pero es necesario saber cuál se adapta más a las necesidades de la misma. En el artículo de hoy vamos a explicaros cuantos tipos de canales de distribución existen y cómo funcionan cada uno de ellos para que sepáis cuál de todos debéis elegir para vuestro negocio.

Canal directo

Es uno de los más utilizados, debido a su simpleza y ahorros de quebraderos de cabeza. Su funcionamiento se basa en que el producto sale de la fábrica directamente a casa del consumidor; es decir, del fabricante al consumidor.

Para el consumidor es lo más beneficioso porque suele ser un precio más reducido, pero el coste de esta transacción es mayor para la empresa porque necesita de una logística más trabajada.

Canal indirecto

Es la segunda opción por excelencia, aunque como veremos más abajo hay más que dos simples soluciones. En este canal de distribución existen intermediarios, que suele ser uno en concreto: tiendas o grandes almacenes. El fabricante le vende el producto a otra empresa y ésta se lo vende al consumidor.

Esta opción es aconsejable cuando el producto es difícil de vender o cuando no se dispone de mucho capital, por lo que no se puede invertir en e-commerce y todo lo que le rodea.

Canal complejo o mayorista

Viene a ser un canal de distribución indirecto con mayor presencia de intermediarios, algo que complica mucho las cosas. Como hemos dicho al principio, cada empresa tiene sus necesidades, por lo que este tipo de canal no es malo, sino que tiene un entramado que encarece bastante el producto, pudiendo mermar en las ventas.

Recordad que cuando un producto pasa por muchas manos, al final todos tienen que sacar tajada de esa operación, por lo que quien paga el plato es el consumidor final.

Canal agente

Elevamos el nivel de complejidad mucho más con este tipo de canal, en los que vemos desde cuatro intermediarios hasta muchos más. Habría un intermediario, un mayorista y un distribuidor antes de que llegue a los consumidores. Normalmente, suele utilizarse en aquellos mercados como la pesca, como por ejemplo:

    • El pescador sería el fabricante.
    • Quien puje por el pescado en la lonja sería el primer intermediario.
    • Quien vaya al mercado a comprarlo sería el segundo intermediario.
    • Se vende al consumidor en un supermercado o en un restaurante.

Artículos sugeridos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *